La soberbia ciega a los dioeses y… también al Papa

Decían los romanos que si la soberbia ciega a los dioses, imagináos lo que hará con los mortales. Teniendo en cuenta que hasta el Papa actual, Francisco I, es mortal, nada le exime de ceguera, no sólo física, sino aún peor espiritual, si, como ocurre, la soberbia le domina.

Compartir
mm

Muy sorprendentes las recientes declaraciones efectuadas por Francisco “Los anteriores Papas ignoraraon la misericordia”. En la personalidad del actual responsable de la iglesia católica, se da un componente narcisista que, desde mi punto de vista, me resulta totalmente incompresible; es decir, el narcisismo es propio de edades jóvenes, como pueden ser los adolescentes y también en esa edad que va desde los 15 hasta los veintitantos años, o tal vez, hasta los 30 años de edad.

Aludir y denunciar que 2000 años de pontífices anteriores no han tenido en cuenta la misericordia, salvo solamente él, es una declaración de principios, con la cual, Francisco no solo está manifestando que todo lo anterior queda invalidado, sino que hecha por tierra el propio Magisterio de la Iglesia anterior a él como simplemente erróneo.

Lo que me resulta inconcebible es que un hombre ya entrado en años, pues si mal no recuerdo Francisco tiene ya 82 años, me resulta difícil comprender cómo una persona de esa edad, siga teniendo en su psicología esa dinámica de un narcisismo tan acentuado, tal como ha manifestado respecto a que solo él es misericordioso.

Recuerdo que, en una de las cartas que le escribe Séneca a su amigo Lucilio, le dice: “Desconfía, estimado Lucilio, de aquellas personas que siendo ya ancianos, hacen proyectos como si fueran jóvenes”. En esta epístola que escribe Séneca a Lucilio, viene a decir que no es normal que una persona de edad actúe de esa forma; aplicado al caso que nos afecta, ciertamente no es normal el comportamiento de este extraño hombre que, desgraciadamente ocupa la cátedra de Pedro.

Esta actitud personal suya, encierra y contiene un grado de auto-suficiencia que no es propio de una persona de su edad ni de su cargo; esta auto-suficiencia de ponerse asimismo por encima de todos los demás Papas anteriores, es una clara muestra de un contenido patológico en su personalidad, la cual, manifestada a través de un cargo religioso tan elevado como el que tiene Francisco, muestra con toda claridad un narcisismo que va más allá de lo propiamente psicológico, y que podría encontrarse sus raíces, en lo manifiestamente satánico.

Compartir

2 thoughts on “La soberbia ciega a los dioeses y… también al Papa”

  1. Deberían de publicar en esta página una lista documentada de aquellos errores en los por lutiurgía y palabra ha oncurrido Francisco, para dar detalle a los incrédulos que no ven claro y cuya visión queda empañada por esa caridad que se pierde en los pantanos de la debilidad mental. Muy buena la página con información útil para católicos desinformados.

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*